Edificio del Ayuntamiento de Murcia
Belmonte, Juan Jose

El Ayuntamiento de Murcia está situado dentro del recinto que ocupaba la antigua Alcazaba árabe, concretamente lo que era el Dar ax-Xarife o Palacio del Príncipe. La Alcazaba, fortaleza de las ciudades musulmanas, era un recinto amurallado de extensión regular que formaba un barrio más en el conjunto urbano. Estaba ubicado en la periferia, con objeto de poder ser abandonada sin pasar por las calles, lo que constituía una medida de aislamiento con respecto al resto de la ciudad. En 1266, Murcia se incorpora a la Corona de Castilla y Alfonso X dispone que la Casa del Príncipe se convierta en Casa de la Corte local o de reunión del concejo. El Palacio conservó su primitiva forma mudéjar hasta 1500.
El edificio actual, de estilo neoclásico, fue levantado en 1848, según un diseño del arquitecto Juan José Belmonte. La fachada está estructurada en dos niveles. En el primer piso destaca el balcón principal, con cuatro grandes columnas y dos estatuas femeninas que representan la abundancia y la felicidad. En el interior destaca la monumental escalera de mármol y las vidrieras de La Veneciana, realizadas en 1939, con el escudo actual incorporado en 1990.
El Salón de Plenos es el espacio más solemne, obra de César Cort, en 1927. En el destacan las vidrieras policromas de la casa Maumejean, que representan las Cantigas del Rey Alfonso X, la Virgen de la Arrixaca, la Virgen de la Fuensanta y el escudo de la ciudad. En las vitrinas laterales se conservan dos banderas históricas: a la derecha, el Pendón Real, privilegio concedido por Alfonso X en 1266 y confirmado por Felipe II. El actual se hizo para conmemorar la coronación de Carlos IV, en 1789.
El Pendón representaba al Rey en actos solemnes y fue realizado por maestro bordador Tomás Marqués de Frusía. A la izquierda, la Coronela, llevaba en la Guerra de la Independencia contra los franceses por el Batallón número 10 de la Reserva de la Provincia de Murcia. Fue realizada por el maestro Pantaleón Furriol, en 1808. El Escudo de la ciudad lo concede Alfonso X en 1266, con cinco coronas sobre campo de gules. La lealtad a Pedro I permitió incorporar la sexta corona junto con orla de leones y castillos en 1361. Felipe V concedió incluir en el escudo una panela con león y flor de lis, coronado por la séptima corona, en 1709. El corazón central fue concedido por Felipe II por la lealtad de Murcia a Alfonso X, quien estableció en su testamento que sus entrañas fueran enterradas en Murcia.

Comentarios